lunes, 5 de julio de 2010

Crea en compañía: El método K-J o diagrama de afinidad


A lo largo de la vida, me he dado cuenta de que la afinidad entre personas es muy importante a la hora de trabajar y construir ideas en grupo. Más allá de la importancia de mantener una buena relación o incluso amistad, lo más importante es saber entenderse, lo cual no hay que confundir con tener las mismas ideas. Un grupo de personas, que tengan demasiadas cosas en común, puede llegar a ser insulso en términos creativos.

En este sentido, hoy vamos a continuar hablando de las técnicas para producir ideas en grupo, y en concreto hablaremos del método K-J o diagrama de afinidad. Esta técnica, nacida del ideólogo Kawakita Jiro, se basa en la búsqueda de una gran cantidad de información y su consecuente organización, teniendo en cuenta las personas, y sobre todo, las relaciones naturales establecidas entre ellas.

De este modo, un grupo de personas puede generar multitud de ideas alternativas para mejorar situaciones o solucionar problemas, de entre las que habrá que elegir la mejor.
Los pasos a seguir son los siguientes:
  1. Descripción del problema. En este primer punto, es muy importante que todos los miembros del grupo entiendan el problema o situación a mejorar.
  2. Generación de ideas. Los miembros del grupo irán proponiendo alternativas, tanto aquellas que desde un primer momento se les puedan ocurrir, como las que acudan a su mente incentivados por tras la intervención de sus compañeros. Todas estas ideas han de irse recogiendo por escrito, ya sea en un papel, o aún mejor en una pizarra o sistema mediante el cual sean perfectamente visibles para todos.
  3. Clasificación de ideas. Se ordenarán las ideas sin previo análisis por grupos afines. Los grupos afines pueden ser determinados a través de distintas variables, desde su nivel de probabilidad o capacidad de desarrollo hasta por el medio, material o sistema a través del cual se va a establecer la solución.
  4. Organización de ideas. Una vez definidos los grupos de ideas y establecido el título de cada uno de ellos, se colocarán y organizarán en el lugar correspondiente, poniéndolas a la vista de todos los reunidos.
  5. Análisis, discusión y decisión. Se analizarán las ideas, aceptándolas o rechazándolas de forma consensuada por el grupo. Se tendrá en cuenta en primer lugar su idoneidad, en cuanto a posibilidad de realización, y en segundo lugar su adaptación al caso concreto al que se va a aplicar.
En la imagen de arriba teneís un ejemplo de este tipo de diagrama que permite poner en claro las ideas, en este caso sobre la escasa participación social y política de la gente.

En definitiva, se trata de una técnica idónea para gente con gran capacidad de razonamiento, entendimiento y empatía, pero que bajo mi punto de vista, en otros contextos menos propicios en cuanto a la afinidad de los miembros del grupo, sería prácticamente un suicidio aplicarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada